Estudios Palacios Lleras

Los desafíos de los puertos latinoamericanos


Los desafíos de los puertos latinoamericanos

Por Óscar F. Gutiérrez Herrán

Socio, Palacios Lleras

El 26 y 27 de marzo de 2014 tuvo lugar en la ciudad de Panamá el Latam Ports & Logistics Summit, un evento en el que se tuvo la oportunidad de conocer, de primera mano, no sólo los proyectos en curso sobre expansión y creación de puertos en América Latina, sino también los problemas y desafíos logísticos y portuarios de toda la región.

Uno de los temas centrales fue la expansión del canal de Panamá y los impactos que esta obra traerá a América Latina. Como se sabe, las actuales dimensiones de las esclusas no sólo limitan la cantidad de naves que pueden cruzar el canal, pero también el tamaño de las naves que pueden hacerlo. Así, los denominados buques post-panamax son aquellos que por sus dimensiones no pueden cruzar el canal. Por ello, Panamá tomó la decisión de ampliar esta ruta añadiéndole un tercer carril de tránsito para duplicar su capacidad. Además, la ampliación del Canal consiste en la construcción de dos complejos de esclusas de tres niveles; así como el ensanche y profundización de los cauces de navegación existentes del Lago Gatún y de las entradas del mar del Pacífico y del Atlántico.

Los impactos en otros países pueden ser disímiles. Lo más evidente -y ya está estudiado- es que la ruta del canal podría ser utilizada por usuarios que hasta ahora no la utilizan, en particular industria y consumidores del centro de los Estados Unidos quienes, por costos o por razones técnicas, en muchos casos utilizan tren o carretera para conectarse con el Pacífico. Algunos expositores consideraban que la carga de trasbordo podría aumentar en los puertos aledaños como podría ser el caso de Buenaventura en Colombia.  Algunos piensan que los puertos latinoamericanos deben también emprender obras que amplíen su capacidad y profundidad para atender buques post-panamax en su ruta hacia o desde el canal.  Para algunos, esto es una utopía, pues por el volumen de la mercancía sólo algunos pocos puertos serán escogidos para descargar la mercancía, a manera de centros de distribución, desde donde se distribuirá al resto de países.

En este contexto fue interesante constatar las multimillonarias inversiones que se avizoran en el continente para los próximos años.  El puerto de Lázaro Cárdenas, uno de los más importantes en el océano Pacífico de México, presentó a los asistentes a la cumbre un ambicioso plan de expansión. E incluso las autoridades de Jamaica anunciaron planes para convertir a la isla en un hub de distribución para el resto del Caribe.

Gratamente Colombia ocupó también un lugar importante en la cumbre.  Aunque no existan "megaproyectos" en curso, sí hay inversiones y planes de expansión destacables en Cartagena y Buenaventura.  Las obras de Puerto Bahía (Cartagena) donde se construye un puerto multipropósito, tuvieron un lugar privilegiado en la cumbre, así como las inversiones españolas en el terminal de TCBuen, en la bahía de Buenaventura.

Además de destacar la importancia de estos proyectos; en la cumbre se observó que existe ya un denominador común de muchas de estas inversiones, y es la integración latinoamericana. Se destacó que los proyectos de integración latinoamericana, como la Alianza del Pacifico, necesitan articular su infraestructura logística para pasar de la retórica a una real integración comercial.   En esta cumbre fue común encontrar empresas chilenas o mexicanas que están desarrollando proyectos en Perú o Colombia, y viceversa.

Desde un punto de vista jurídico, también hubo lecciones importantes. No hay duda de que la inversión privada es el motor de estos proyectos.  La legislación debe facilitar los procedimientos para que las empresas construyan y modernicen los puertos, y en general la infraestructura del país como carreteras o aeropuertos.  Durante la cumbre se presentó la experiencia de la Concesionaria IIRSA Norte que es la empresa que construye, rehabilita, mantiene y opera por concesión 955 km de carretera que une el puerto marítimo de Paita con la ciudad de Yurimaguas, en el norte del Perú.

En conclusión, el sector portuario y logístico de américa latina se está preparando para grandes retos futuros, los cuales vendrán de la mano de la integración en esquemas como la alianza del pacifico, y los tratados de libre comercio que varios países de la región han suscrito.  La regulación de los esquemas de inversión privado que favorezca un mejor clima de negocios es fundamental para que países como Colombia se inserten en este fenómeno global y latinoamericano.

Imagen: http://manzanillo.mexicoxport.com/